A través del portillo

El atardecer reflejado en el cristal del portillo de mi camarote, mientras surcamos el Atlántico rumbo a las Islas Afortunadas. Bajo este portillo escribo estas entradas.

A bordo del Reyes V, en la Mar. En algún lugar entre las islas y la Península, primer tornaviaje. A 19 de marzo del 2011. Sábado. Estoy escribiendo ahora en un marco delicioso. Conseguí abrir el portillo de mi camarote; costó lo suyo, debía llevar décadas herméticamente cerrado. El calor comenzaba a ser muy molesto, bochornoso. Ahora la brisa atlántica refresca el interior de mi camarote, deslizándose entre mi camisa medio desabrochada y mi piel, recién salida de la ducha...

Somos carne de rolones

Vista de la popa del rolón European Pioneer atracado en el puerto de Larne, Irlanda del Norte, a finales del 2003

Mi compañero se había acodado en la regala y lanzado un espeso escupitajo por la borda. Observaba como sin ver los cerros nevados norirlandeses más allá del recinto portuario, la mirada perdida en el recuerdo. Así se mantuvo un rato, en silencio.